domingo, julio 02, 2006

SIGUE EL DOLOR, PERO ESTAMOS MÁS ENTEROS QUE NUNCA



Estamos con pena, pero no caídos. Y si no es ahora, será el año que viebe, y si no es el año que viene, nos levantaremos y será el próximo, Y así hasta la eternidad, porque más que hinchas, somos hombres,

Mirandistas, ante el dolor de la derrota

2 comentarios:

Anónimo dijo...

oh, por favor, basta de conflictos con los albos, so chunchos. ustedes tiene que pelear con la uc, allá entre los segundones.
hoy la marraqueta estuvo deliciosa.
el 50% de los señores está riendo.

Leonor dijo...

Buen@s días/noches a los Señores, lamento su dolor si es por la derrota o por compasión a los derrotados (hay que ser compasivos, siempre cabe la posibilidad que sea uno el que esté en ese pellejo), pero les cuento que hay vida más acá del fútbol. Me llama la atención que me inviten a visitar este espacio que versa de algo casi COMPLETAMENTE omitido en mi vida.
Esta visita que reciben, por ejemplo, paseaba ayer por las calles sin entender TANTA AGLOMERACIÓN en algunos sucuchos y dignos locales, hasta que recién salida del cine (fue a ver Castillos Andantes y le encantó) observó como otros señores cobraban el honor de unos señores distintos con etílico entusiasmo. Dijo ¡diantres! ¿Estos son nuestros hombres?
Mantengo un cierto despectivismo y es que mis entusiasmos son femeninos y no comprendo ni comparto la pasión por el fútbol.
Lamento no daros el gusto de aceptar vuestra invitación, dejando mi género y particulares intereses de lado. No se puede.
Ahora, eso sí, valoro cosas universales de los deportes, son experiencias intensas, pero hay que vivirlas, no mirarlas para cantinflear después como si en eso sacaran algo en limpio. Puede ser, pero yo prefiero que no me la cuenten, yo prefiero que solo me tienten y saber por mis propios sentidos estas y otras cosas.

Sería todo

Saludos con gentileza a los Señores

P.D. : Un dato alternativo a la línea de este apostado post es que fui durante 8 años seleccionada de vóleibol, en la región y la universidad, participé en competencias nacionales e internacionales. No me muestren el dolor, no me inventen fantasías, tengo algo de memoria viva en mis huesos.